La vida de Doncic, la vida de España

La vida de Doncic, la vida de España

9
0
SHARE

Cuando Luka Doncic nació (28-2-1999, Liubliana), España ya estaba allí. La Selección disputa hoy ante Eslovenia (20:30, Cuatro) su décima semifinal consecutiva en el Eurobasket. En un baloncesto europeo necesitado de estrellas, la Roja se mide hoy al equipo en el que brilla la más rutilante de todas. Con 18 años, Doncic ha debutado con su país en competición oficial y cuesta recordar una aparición así. Por eso desde la Federación Española se tanteó al entorno del base del Madrid para conocer sus preferencias internacionales. Él lo tuvo claro: quería jugar para el país en que nació. Su compañero Goran Dragic, jugador «top» en la NBA con Miami, sabe de lo que habla. Lleva dos meses compartiendo vestuario: «Tiene 18 años, pero actúa como si tuviera 30. Es algo que no se ha visto en Europa en décadas. Es un chaval que ve dibujos animados o Friends, pero en la pista es increíble».

A nueve meses para el «draft» de la NBA, el base no para de sumar argumentos para ocupar el número uno. Terminará allí, aunque en el Madrid confían en que su madurez dentro y fuera de la pista le lleve a dar el salto a Estados Unidos dentro de dos años, no el verano que viene. Su torneo ha ratificado todo lo bueno que se vio con la camiseta blanca la pasada temporada. Lo dicen los números (15,7 puntos, 7,7 rebotes y 3,1 asistencias en casi 30 minutos) y su papel (29 puntos y 9 rebotes siendo decisivo en el último cuarto) en el partido más espectacular del torneo, en la semifinal ante Letonia. No se ha visto nada igual. Con 18 años y 8 meses ni Petrovic, ni Kukoc, ni Sabonis, ni Gasol, ni Nowitzki, ni Parker… nadie hizo nada parecido.

Con un compañero de club, Llull, Doncic se ha apostado una cena para ver qué selección llega más lejos en el Eurobasket. España y Eslovenia son los únicos invictos. Los balcánicos son los segundos mejores anotadores (89,7) y terceros en rebotes. Nadie supera a España en tres de los apartados básicos del juego: tiros de tres (42,1), rebotes y asistencias. La Selección también anota mucho (86,6). Los balcánicos ratificaron en la primera fase (triunfos ante Polonia, Finlandia, Grecia, Islandia y Francia) las expectativas mostradas en la preparación. En un torneo marcado por las bajas, se han «reforzado» como nadie. Tienen a Dragic, su pieza clave, y los «fichajes» de dos madridistas –Doncic y Anthony Randolph– han dado un empaque al grupo del que carecía en sus 13 presencias anteriores. Jamás tocó medalla y el mejor puesto fue la cuarta plaza.

Goran Dragic, madridista confeso, es el alma. Quinto máximo anotador del torneo (21,9 puntos), buen reboteador (3,9) y pasador (5,4), el «Dragón» de Liubliana está mejor acompañado que nunca. El trabajo en los despachos les permitió «balcanizar» a Randolph. Lo intentaron antes con otros estadounidenses, pero bastó un cambio en la legislación para que el ala-pívot del Madrid fuese uno más de los dos millones de habitantes de un país que tiene más jugadores en la NBA «per cápita» (9).

Scariolo, boquiabierto

«Es impresionante cómo está jugando Luka. Me hace frotarme los ojos», decía en la previa Scariolo de la perla eslovena. El seleccionador ya ha apelado a la «paciencia» como un factor fundamental para alcanzar la final.

En cuanto a los resultados de ayer, Rusia y Serbia jugarán las semifinales. Los rusos se impusieron a Grecia por 69-74 y los serbios a Italia 67-83.

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : La razon
La vida de Doncic, la vida de España
—————–

Comments

comments